Dice el Señor: "Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último. Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas de la ciudad"


Apocalipsis 22:13-14

lunes, 14 de junio de 2010

Estudio Bíblico sobre el Pensamiento Positivo



SECTAS Y CORRIENTES TEOLOGICAS FALSAS
PARTE III

LECTURA DEVOCIONAL: I Juan 1:18-29.
TEXTO PARA MEMORIZAR: II Juan 1:10-11.


LECTURAS DIARIAS

LUNES: Juan 1;14; 20:27-29.
MARTES: Salmo 115.
MIÉRCOLES: Mateo 5:13-16.
JUEVES: I Corintios 10:14-22.
VIERNES: Mateo 14:13-21.
SÁBADO: Mateo 14:22-28.
DOMINGO: I Reyes 8:54-61.


PROPÓSITO

Conocer las enseñanzas del Gnosticismo, de la Ciencia Cristiana, la Unidad (Unity) y del Movimiento de la Palabra de Fe.


EL GNOSTICISMO

El gnosticismo en realidad es una mezcla de diversas religiones y filosofías paganas, que trata de explicar muchos problemas, en especial el origen del mundo material. Adoptó muchos elementos del cristianismo y así nacieron las llamadas sectas gnósticas “cristianas”, que llegaron a contaminar considerablemente la verdadera fe cristiana, y amenazaron con desplazarla totalmente.

Las sectas gnósticas “cristianas” eran una gran variedad de grupos cuyos fundadores pretendían tener una revelación especial, un conocimiento místico, o gnosis (conocimiento), reservado a quienes tenían un verdadero entendimiento, o clave secreta para la salvación. Cada secta tenía como base libros que les habían sido revelados a través de personajes relevantes para ellos. La principal de ellas fue la de Marción, hijo del obispo de Sinope en el Ponto. El conoció el cristianismo desde niño, pero despreciaba el judaísmo, el cristianismo y el mundo material. Por el año 144 d.C. ya contaba en Roma con muchos seguidores.

El gnosticismo fue la más seria herejía que tuvo que enfrentar el cristianismo primitivo, durante el segundo y el tercer siglo. Era un movimiento vasto y amorfo, tanto dentro como fuera de la Iglesia. Su amenaza fue finalmente derrotada por los cristianos que conocían bien las Sagradas Escrituras.


LOS ATAQUES DEL GNOSTICISMO ESTIMULARON A LA IGLESIA A:

a. Formular el llamado Credo Apostólico.
b. A fijar el Canon del Nuevo Testamento, o lista de libros inspirados.
c. A establecer reglas para la autoridad de la Iglesia.

1. El Credo o Símbolo de la fe tenía como fin probar quiénes eran verdaderos cristianos, por aceptarlo o rechazarlo. En el Credo Apostólico se enfatiza la humanidad de Jesucristo la cual era negada por los gnósticos.

2. Los obispos de entonces demostraron que su autoridad procedía de los mismos apóstoles que habían estado con Jesús, quienes habían recibido directamente sus enseñanzas. Al establecer su conexión con aquéllos, desautorizaban a los que decían tener revelaciones secretas y libros exclusivos.

3. Los libros que no fueron considerados como inspirados, fueron calificados como apócrifos.

Aunque fue derrotado, el gnosticismo siempre permaneció vivo en minúsculos grupos; siendo reactivado en Norteamérica alrededor de 1850, por el gnóstico, metafísico y panteísta, Phineas Pakhurst Quimby (1802-1866), quien es el padre de varios movimientos que continúan difundiendo sus enseñanzas acerca de los poderes de la mente, “fe”, o pensamiento positivo.

Los movimientos derivados por el gnosticismo y sus líderes son:

1. Mary Baker Eddy, y su “Ciencia Cristiana”.

2. Robert Schuller y su “Pensamiento de las Posibilidades”.

3. Ernest Holmes, y su Ciencia Religiosa o Ciencia de la Mente.

4. Julius Dresser y Warren Evans y su “Pensamiento Nuevo”.

5. Charles y Myrtle Fillmore y su “Escuela Unitaria del Cristianismo”.

6. Clement Stone y su “Actitud Mental Positiva”.

7. Norman Vincent Peale, el fundador moderno del Pensamiento Positivo.

8. Oral Roberts y sus principios de la “Semilla de Fe”.

9. Kenneth Hagin y Kenneth Copeland, y sus enseñanzas de la “la Palabra de Fe”.

10. Agnes Sanford y Ruth Stapleton Carter, y sus psicoterapias de la “Sanidad Interior o Sanidad del Alma”.

11. Paul Yonggi Cho, y su “Evangelio de la salud y la prosperidad”.

12. Charles Capps, Frederick Price, Marilyn Hickey, John Avanzini, Robert Tilton, etc. y su “Confesión Positiva”, o “lo que declaras recibes”.


LOS GNÓSTICOS CREEN QUE

1. El mundo material fue creado por uno de los más de trescientos eones, seres espirituales inferiores o emanaciones del Ser Supremo. Es, pues, un error del espíritu y no de origen divino.

2. El ser humano es realmente un espíritu eterno, que de algún modo quedó atrapado en un cuerpo. Esta prisión del espíritu que nos guía equivocadamente acerca de nuestra verdadera naturaleza, es mala. La meta del gnóstico es escapar del cuerpo y del mundo material, que es un obstáculo para la salvación del espíritu.

3. En este mundo hay todavía porciones de espíritu aprisionadas y deben ser liberadas por medio de la “gnosis” o conocimiento secreto. Para ello debe venir un mensajero con la gnosis, a despertarnos, a recordarnos quiénes somos y a darnos la inspiración necesaria para la salvación. Ese mensajero es Cristo.

4. El hombre es esencialmente un espíritu, que tiene un alma y habita en un cuerpo físico que se acabará al morir.

5. Por ser el cuerpo la prisión del espíritu, muchos gnósticos son ascetas, controlando estrictamente su cuerpo; o libertinos, dejando al cuerpo seguir sus deseos, pues al final se destruirá.

6. La materia es mala o, por lo menos, irreal; Cristo no tuvo un cuerpo como el nuestro. Él era una apariencia, un fantasma que parecía tener un cuerpo real, totalmente humano, pero no lo era. A esto la iglesia lo llamó docetismo.

7. Cristo no nació como un humano. Algunos gnósticos diferencian entre el Cristo celestial eterno y el Jesús terrenal histórico. Se afirma que Cristo entró en el cuerpo de Jesús en el bautismo y lo dejó en la cruz.

8. Hay una distinción entre el Padre de Jesús, quien es un Dios todo amor; y Jehová, el Dios del Antiguo Testamento, Creador del mundo, quien es severo y arbitrario.


EN LAS SECTAS GNÓSTICAS E IGLESIAS INFLUIDAS POR EL GNOSTICISMO SE ESCUCHAN ENSEÑANZAS Y PRÁCTICAS FALSAS COMO LAS SIGUIENTES:

1. Exagerada tortura del cuerpo físico: prohibición de la risa y el buen humor; relaciones sexuales estrictamente para tener hijos, y nunca para intimidad con el cónyuge como expresión de amor.

2. Al negar que Jesús tuvo cuerpo físico como el nuestro, hay renuencia a hablar del nacimiento de Jesús, a celebrar la Navidad, a hablar de sus padecimientos y su muerte expiatoria, y de su resurrección con un cuerpo físico glorioso.

3. La expiación no es el derramamiento literal de la sangre Jesús, como pago o propiciación por nuestros pecados, sino el llegar a ser conscientes de que nuestro espíritu es ya salvo.

4. La salvación del espíritu ocurrió en un remoto pasado; no es el hecho histórico de la muerte de Jesús bajo el gobierno de Poncio Pilato, por el año 29 d.C.

5. Un exagerado énfasis en que somos sólo espíritus; que tras el nuevo nacimiento el alma está aún en proceso de salvarse (entendiendo salvarse como paz y tranquilidad en el alma); y que el cuerpo físico será destruido, sin presentar la enseñanza de la resurrección.

6. Búsqueda de respuestas a: ¿Quiénes éramos? ¿Qué hemos llegado a ser? ¿Dónde estuvimos? ¿En qué lugar hemos sido puestos? ¿Hacia dónde nos apresuramos? ¿De qué hemos sido redimidos? ¿Qué es el nacimiento y el renacimiento? Buscan su identidad y su destino.

7. Muchas ideas en la corriente teológica llamada Universalismo proceden del gnosticismo.

Mucho del gnosticismo puede refutarse con: Juan 1:14; 20:27; 21:5:
Lucas 24:39-43; 24:46; I Juan 4:3; Colosenses 2:9.


LA CIENCIA CRISTIANA

Esta secta fue fundada por Mary Baker Eddy en 1879. Lo irónico es que no es ni ciencia ni es cristiana. Su libro básico, respetado como autoridad más que la misma Biblia, se llama: “Ciencia Cristiana, con una clave para las Escrituras”.

Hay fuerte evidencia de que ella derivó su sistema de las ideas de Phineas Pakhurst Quimby, un sanador “mesmerista”, es decir, que sanaba aplicando la hipnosis y el poder de la autosugestión para efectuar sus curaciones.

La Ciencia Cristiana niega la personalidad de Dios, la doctrina de la Trinidad y la deidad de Jesús. Enseña que el mal no existe, y por consiguiente, niega la necesidad de la salvación a través de la sangre de Cristo derramada en la cruz. El pecado es sólo imaginario, es “el error de la mente mortal”.

Mary Baker Eddy define a Dios como “El gran Yo Soy, el Omnisciente, el que todo lo ve, que actúa en todo, que es totalmente sabio, totalmente amor, y eterno: Principio, Mente, Alma, Espíritu”. También se refiere a El como “Principio Divino, Vida, Verdad, Amor”. Aunque niega que la Ciencia Cristiana sea panteísta, ella identifica a Dios con toda la creación. De Jesús dice que es el hombre que presentó a Cristo. Jesús es el humano y Cristo la idea divina. Aquí hay una dualidad: dos personalidades, mientras que la Biblia afirma que Jesucristo es a la vez Dios y hombre perfecto.

La Ciencia Cristiana cree en el magnetismo animal, o sea los pensamientos erróneos, que hacen que el hombre acepte la existencia del mal, el cual en realidad no existe. Creen que el magnetismo animal puede dañar y aun matar a las personas contra las cuales se dirige. Los malos espíritus expulsados por el Señor Jesús eran sólo “falsas creencias”. El Consolador dado por Cristo no es el Espíritu Santo, sino la “Ciencia Cristiana”.

Todo esto, más otras falsas enseñanzas similares, se presentan como basadas en las Sagradas Escrituras.

Esta secta, que ha contaminado sutilmente a las iglesias cristianas, ha tenido un resurgimiento recientemente y se difunde aun por Internet.


ESCUELA UNITARIA DEL CRISTIANISMO (UNIDAD)

De todas las sectas gnósticas, tal vez la que más ha afectado a las iglesias cristianas evangélicas en nuestro tiempo ha sido la Unity School of Christianity (Escuela Unitaria del Cristianismo), conocida también como Unity (Unidad), fundada por Charles y Myrtle Fillmore.

Esta secta tiene también elementos del hinduismo, como la creencia en la reencarnación. Unity juntamente con la Ciencia Cristiana, la Ciencia de la Mente, el Pensamiento Nuevo, y demás sectas gnósticas, han influido en el Movimiento de la Palabra de Fe, cuyas ideas y prácticas se han difundido extensamente, contaminando las iglesias cristianas. Entre sus enseñanzas falsas están: el pensamiento positivo, la visualización e incubación, la declaración positiva o confesión positiva, la sanidad interior o sanidad del alma, y el evangelio de la salud y la prosperidad.


EL MOVIMIENTO DE LA PALABRA DE FE Y SUS FALSAS ENSEÑANZAS

EL PENSAMIENTO POSITIVO


El famoso predicador David Wilkerson nos previene sobre los peligros de este “nuevo evangelio”:

“Hay un viento de maldad... soplando en la casa de Dios, engañando a multitudes del pueblo escogido de Dios... Es una imitación escritural del libro de Napoleón Hill, “Think and Grow Rich” (Piense y Enriquézcase). Este pervertido evangelio intenta hacer dioses de la gente. Les dice: “Tu destino está en el poder de tu mente. Todo lo que puedas concebir es tuyo. Pronúncialo para darle el ser. Créalo mediante una actitud mental positiva. El éxito, la felicidad, la perfecta salud son totalmente tuyos, si tan sólo empleas tu mente creativamente. Sepamos de una vez por todas: Dios no abdicará Su soberanía al poder de nuestras mentes, sea negativo o positivo. Debemos buscar sólo la mente de Cristo, y su mente no es materialista; no está centrada en el triunfo o en la riqueza. La mente de Cristo está centrada sólo en la gloria de Dios y en la obediencia a Su palabra. Ninguna otra enseñanza ignora tanto la Cruz y la corrupción de la mente humana. Deja a un lado la maldad de nuestra arruinada naturaleza adámica, y aparta la mirada del cristiano del evangelio de Cristo de redención eterna, y la centra en riquezas terrenas.

Santos de Dios, ¡huid de esto...!”

Muchos enseñan que cuando el creyente ejerce el pensamiento positivo, al cual llaman “fe”, él puede influir aun en las leyes divinas y forzar a Dios a actuar en su favor. Sus lemas son: “Menciónalo y reclámalo”, “Dilo y recíbelo”.


LA DECLARACION POSITIVA O CONFESION POSITIVA

Esta enseñanza del Movimiento de la Palabra de Fe, afirma que la palabra tiene un poder creativo. Se pone gran énfasis en hablar, pronunciar en voz alta, en proferir, en emitir oral o verbalmente. Se dice que el hablar desata la bendición. Esta idea se apoya con versículos bíblicos mal interpretados y retorcidos. Las cosas no suceden porque pronunciemos ciertas palabras que tengan poder, sino cuando Dios responde a la oración según Su voluntad y su gracia, o interviene en las circunstancias de acuerdo con Su soberanía. Lo cierto es que en la vida del cristiano las cosas suceden cuando las pedimos a Dios con una sencilla oración de fe, y si es Su soberana voluntad el hacerlo.

Los que enseñan la confesión positiva dicen:

“Si usted habla palabras de fe, usted activa el lado positivo de la fuerza; si usted habla palabras de temor, usted activa el lado negativo de la fuerza. A esto se le llama hacer confesiones positivas o negativas. Esto es un dualismo, en el cual el lado positivo es igual al negativo, y el hombre activa a voluntad cualquiera de ellos.

Se presenta a Dios como la fuerza positiva, como equivalente a la fuerza negativa; y lo subordina a los deseos y mandatos del hombre. Esta enseñanza rebaja a Dios, enaltece a satanás y hace del hombre un dios. ¡Paganismo puro!
Copeland afirma: “Tú no tienes un dios en ti, tú eres uno”.


LA VISUALIZACION:

Esta enseñanza dice que nuestra fantasía o imaginación intensiva puede influir en la realidad, cambiarla o incluso crearla. Consiste en desarrollar en la fantasía imágenes intensivas o visiones que luego son dirigidas hacia la realidad que nos rodea: cosas, circunstancias o personas, ya sea para bendición o para maldición; para sanar o crear riquezas, o para llevar a otros enfermedad, pobreza o muerte.

Con la visualización se trata también de imaginar prosperidad material, salud física, etc. Ya no es la voluntad y el poder de Dios, sino el poder humano quien obra. Así el hombre sutilmente juega a ser un dios, y entra en la tentación de la Nueva Era:
“seréis como Dios”.

Paul Yonggi Cho (quien recientemente cambió su nombre a David Cho), recomienda visualizar una idea, llenarse de ella, hasta el punto que él llama “incubar nuestro subconsciente”, a través de visiones o visualización (creación de imágenes en nuestra mente dirigidas hacia una meta específica), y sueños. Según él, nuestro subconsciente es nuestro espíritu y éste está conectado con la cuarta dimensión, el mundo espiritual. Ya que el mundo espiritual se halla constantemente dándole forma al mundo físico e influyendo en él, tenemos poder para transformar aquél y también el ámbito material. Es decir, que la realidad física puede ser alterada de acuerdo con los deseos visualizados. Por imaginar en nuestra mente subconsciente la que deseamos, de algún modo penetramos y manipulamos la cuarta dimensión o mundo espiritual para permitir a Dios que efectúe milagros para nosotros en la tercera dimensión, o mundo material.

La verdad es que Dios no enseña en la Biblia que hay que alcanzar tal grado de consciencia, sino que confiemos en El y Su Palabra.


LA SANIDAD INTERIOR O SANIDAD DEL ALMA:

Fue el psicoanalista Carl G. Jung quien más contribuyó para que las prácticas ocultistas de la visualización fueran difundidas bajo ropajes nuevos y supuestamente científicos. Primeramente la aplicaron psicólogos, después hombres de negocios y finalmente maestros cristianos. Se aplica tanto en psicoterapias como para alcanzar la autorrealización. Es un espiritismo disfrazado, que Jung introdujo como psicología, en la que los practicantes no juegan con espíritus, sino con los arquetipos o imágenes del inconsciente colectivo.

Está suficientemente bien documentado que Carl Gustav Jung era un gnóstico, metafísico y panteísta, que experimentó con todo tipo de adivinación y espiritismo, y que consultaba a Filemón su espíritu guía. Morton Kelsey y Agnes Sanford, discípulos de Jung, introdujeron la visualización y sus psicoterapias en las iglesias evangélicas a través de libros, conferencias y seminarios.

Ultimamente han contribuido también los libros de Paul Yonggi Cho: “La Cuarta Dimensión y visiones y sueños”. A la visualización se le llama “fe”, pero no es la fe bíblica, o sea confianza en Dios, sino una fuerza “cuatridimensional” que el hombre desarrolla mediante la imaginación dentro de sí para crear, influenciar o cambiar las cosas con ella.

Otros, como Ruth Stapleton-Carter y Rita Bennett, recomiendan visualizar a Jesús, llevarlo a recorrer el pasado, a los momentos cuando se causaron traumas psíquicos, para alcanzar la sanidad interior o sanidad del alma. Se visualiza a Jesús estando presente mientras la escena traumática es corregida e imaginada en forma positiva y siendo bendecida, creyendo que así se cura en el presente. Lo cierto es que no podemos modificar el pasado, reactuándolo con imágenes positivas, pero si podemos pedir a Dios que sane las heridas en el corazón y que nos ayude a perdonar.

La imaginación guiada es cuando un terapeuta conduce a las personas en el proceso de visualización.


EL EVANGELIO DE LA SALUD Y LA PROSPERIDAD:

“El evangelio de la salud y la prosperidad” enseña que la mente humana y la lengua contienen poder. Cuando una persona habla expresando su fe en supuestas leyes divinas, sus pensamientos positivos y expresión verbal positiva (tales como: “Estoy sanado de mi cáncer pulmonar”), se supone que esto produce una fuerza divina que sanará, producirá riqueza, e influenciará su ambiente. De acuerdo con los maestros de la salud y la prosperidad, Dios automáticamente responderá y cumplirá lo que hemos mandado cuando confesamos positivamente nuestras necesidades y deseos. La parte no bíblica de esta enseñanza es que Dios está obligado a hacer lo que nosotros decidimos. Nosotros estamos al mando, no Dios. Charles Capps y otros de los maestros de la “fe” declaran: “Las palabras son la cosa más poderosa en el universo”.


LOS PUNTOS PRINCIPALES DE ESTA CREENCIA SON:

1. La sanidad divina fue obtenida para todos los creyentes por la muerte de Cristo. Si una persona no se sana se debe a su fe insuficiente para recibirla.

2. Es el deseo de Dios que todos los creyentes prosperen financiera, física y espiritualmente.

3. El creyente debe reclamar su salud y su prosperidad. Puede obtenerlas inmediatamente, creyendo que ya las tiene por confesarlo positivamente, aunque las apariencias externas le digan lo contrario. La información de los sentidos debe ser rechazada, el debe vivir por fe y creer que ya las tiene, pues el pensamiento negativo es una fuerza destructiva.

4. El creyente debe experimentar el bautismo en el Espíritu Santo, que se evidencia generalmente por hablar en lenguas.

5. Muchos maestros de la salud y la prosperidad afirman recibir la guía de los ángeles, a los cuales les piden ayuda.

Este evangelio puede identificarse fácilmente en el tema de muchos predicadores modernos: un sobreénfasis en la sanidad del cuerpo, sin hacer alusión a si es la voluntad de Dios o no; y un exagerado énfasis en el dinero y en las ofrendas. Muchos televangelistas han protagonizado escándalos por su vida de lujos y problemas financieros, usando el dinero que sinceros donantes aportan sacrificialmente para la obra de Dios.

Gloria Copeland dice:

"Usted da un dólar por amor al evangelio, y ya le pertecen a usted 100; usted da 10 dólares y a cambio recibe 1000 de regalo; usted da 1000 dólares y a cambio recibe 100,000. Done usted un avión, y recibirá cien veces más el valor de ese avión. Regale usted un coche, y obtendrá tantos coches que durante toda su vida no necesitará más. Abreviado. ¡Marcos 10:30 es un buen negocio!”

Wolfgang Bühne dice:

"Llama la atención el hecho de que allí donde tanto se predica sobre la plenitud del Espíritu, señales y prodigios, la visualización y el poder de la fe -salvo contadas excepciones- se inste tan masivamente a la gente a dar donativos”.

UNA DECLARACION NECESARIA


El hecho de que denunciemos las enseñanzas falsas del Pensamiento Positivo (declaración o confesión positiva, visualización, evangelio de la salud y la prosperidad, sanidad del alma, etc.), no quiere decir que los cristianos no seamos positivos.

Los cristianos debemos ejercer la fe, emprender grandes cosas para Dos, vivir felices testificando de la provisión divina, ser mejores cada día por el estudio de las Escrituras, por la llenura del Espíritu Santo, por la esperanza del retorno de Cristo, por la fe en la resurrección y el Reino Milenial, y por mil razones más. Debemos ser optimistas confiando en las muchas promesas de Dios en Su Palabra, depender del Señor y de Su voluntad, pero sin creer que es el poder de nuestra mente, y el poder de nuestras palabras expresadas verbalmente, lo que puede cambiar nuestra realidad material y espiritual.

Lo que recibimos de Dios es porque Él “Cumplirá el deseo de los que le temen”, (Salmo 145:19; y porque hará realidad su promesa: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”, (Mateo 6:33), pero nunca porque pensemos intensamente en lo que deseamos, ni porque lo expresemos oralmente. No hay tal poder en nuestra mente y nuestras palabras. Lo que recibimos viene de la gracia, del amor y de la provisión de Dios.

Repetimos la advertencia de David Wilkerson: “Santos ¡huid de esto!”.
______________________________________________________________________________


Para un mayor detalle del origen de todas estas doctrinas raras, recomendamos leer los siguientes libros:

1. “La Seducción del Cristianismo", por Dave Hunt;

2. “Explosión Carismática”, por Wolfgang Bühne;

3. “Cristianismo en Crisis” por Hank Hanegraaff;

4. “Cult Watch”, por John Ankerberg y John Weldon.

(También aconsejamos “Cuidado con la apostasía”, una recopilación de los libros anteriores y de otros artículos, disponible en el Seminario Teológico Amigos “Berea”, en Chiquimula).

Entre los principales propugnadores del Movimiento de la Palabra de Fe están los siguientes autores, maestros y predicadores:

Essek William Kenyon, Kenneth Hagin, Kenneth Copeland, Gloria Copeland, Marilyn Hickey, Robert Tilton, Charles Capps, John Avanzini, Jerry Savelle, Benny Hinn, Paul Yonggi Cho, Paul y Jan Crouch, Morris Cerullo, Frederick K. C. Price.

Además, se alerta sobre la literatura y seminarios sobre el Movimiento de la Sanidad Interior, llamada también sanidad de los recuerdos, o sanidad del alma, que se basa en las ideas de Morton Kelsey, Carl G. Jung, Agnes Sanford, John y Paula Sandford, Rita Bennett, Ruth Stapleton-Carter y Craig Hill.

¡Cuidado con sus libros, programas por radio y televisión y seminarios, y con otros personajes que los citen como sus maestros mentores!

Fuente: http://www.institutoalma.org/CorazonYVida/DB-L13.htm